Face mapping, o cómo leer tu rostro para mejorar su aspecto Face mapping, o cómo leer tu rostro para mejorar su aspecto

Face mapping, o cómo leer tu rostro para mejorar su aspecto

¿Tienes granitos o imperfecciones cutáneas? La técnica del face mapping te enseña cómo funciona la piel de tu rostro

Tanto si tienes la piel con tendencia grasa, como si no es así, seguro que alguna vez en tu rostro brotan pequeños granitos de los que te gustaría librarte. Las espinillas y granitos ,aparecen cuando menos te lo esperas, pero siempre lo hacen en los mismos lugares del rostro. ¿Cuál es el motivo? Aquí entra en juego el face mapping, un método que permite determinar el origen de tus problemas cutáneos.

¿Qué es el face mapping?

La técnica del facemapping (o mapa facial) es un método milenario que consiste en delimitar tu rostro por zonas para detectar a qué son debidos ciertos problemas como espinillas o granitos. Al comprender de dónde vienen esas imperfecciones, será más fácil encontrar una solución al problema y acabar con ellas. 

Facemapping: lo que tu rostro dice visiblemente de tu salud


La frente, la nariz, la barbilla o las mejillas, hablamos de la zona T donde los granos tienden a aparecer con más frecuencia. Las causas son de diversa índole: exceso de sebo debido al estrés, una mala alimentación, hábitos poco saludables, una mala rutina de limpieza de la piel, utilizar productos que no van con tu tipo de piel, un exceso de maquillaje diario… ¿Pero hay conexión con  otras partes del cuerpo? El facemapping dice que sí.


¿Dónde suelen aparecer los granitos?

  • Frente. Según esta técnica, la frente tiene conexión con el sistema digestivo y el sistema nervioso. Por eso los granitos y las imperfecciones que aparecen a lo largo de la frente suelen indicar altos niveles de estrés. Haz prácticas de meditación o yoga sobre todo en momentos de mucho trabajo. También puedes mejorar la revitalización de tu piel con una mascarilla con propiedades hidratantes. Te recomendamos la mascarilla Tissue Mask con granada y ácido hialurónico para pieles deshidratadas de Garnier.
  • Pómulos: La contaminación podría provocar imperfecciones en tus pómulos. Apuesta por una buena rutina de limpieza facial, tanto por la mañana como por la noche. Para la limpieza diaria, utiliza un agua micelar clásica y un gel limpiador 3 en 1 que además sea un exfoliante. Y si tu piel es grasa o con imperfecciones, te recomendamos productos de limpieza facial más específicos como, por ejemplo, un exfocepillo
  • Entrecejo: Si tienes granos en la zona que separa las cejas. ¿Cuál es la solución? Incrementa la ingesta de verduras de hoja verde. Utiliza cremas con propiedades antioxidantes para reparar y fortalecer tu rostro de forma eficaz.
  • Barbilla. Los granos de la barbilla se suelen atribuir a un exceso de sebo que se acumula en los poros de la zona. 

 

Según el face mapping, hay que entender que el cuerpo funciona de manera integral y existen hábitos que podemos modificar para mejorar el aspecto del rostro desde dentro. Dormir las horas reglamentarias es fundamental para que las células se regeneren y los órganos puedan funcionar de manera óptima. B

eber mucho líquido es importante, al igual que respirar bien, cuidando la postura. Además de una alimentación y un estilo de vida sano, es imprescindible que lleves a cabo rutinas de cuidado facial diario específicas para tu tipo de piel.

Si sufres acné o pequeños problemas a largo plazo, debes acudir a un médico experto que trate estas afecciones cutáneas.