DMI_SkinCoachAI_Landingpage_02_PhoneSelfie_intl_July2021

Estás a un selfie de tener una piel más luminosa

Activa tu cámara para comenzar tu estudio de piel: solo con un selfie podrás descrubrir cómo dar a la piel de tu rostro los cuidados que necesita. 20 años de investigación y una base de datos con más de 15.000 rostros han impulsado esta nueva herramienta capaz de hacer un diagnóstico facial online y una rutina personalizada según tus resultados. ¡Así de fácil!

empezar

Las 5 señales de una piel saludable

Una piel sana se compone de la combinación de 5 signos que actúan de manera conjunta. La tecnología de este análisis facial online ha sido probada para ofrecer una evaluación en profundidad de cada uno de estos signos a partir de un selfie. Así, podrás descubrir cuáles son los puntos fuertes y cómo conseguir una piel más sana y luminosa.

DMI_SkinCoachAI_Landingpage_09_PhoneRoutine_intl_July2021

Un diagnóstico facial muy fácil

Garnier Skin Coach AI te guía a través de diferentes herramientas para conseguir el éxito en tu viaje de cuidado de la piel gracias a recomendaciones personalizadas de productos, ingredientes clave y consejos que te harán brillar.

Un estudio de la piel personalizado

Garnier Skin Coach AI te propone una rutina personalizada para que consigas una piel más luminosa independientemente de tu tono, tipo o sexo. Cada persona tiene unas necesidades diferentes y SkinCoach AI tiene la solución personalizada para cada una de ellas.

¿Cómo puedo saber qué tipo de piel tengo?

Existen varios tipos de piel: normal, seca, grasa y mixta. Para averiguar cuál es tu tipo de piel debes observar tu cara recién lavada y sin aplicar ningún producto. ¿Está tirante y tiende a descamarse? ¿Hay zonas brillantes y los poros son muy visibles? Nuestro tipo de piel depende de muchas cosas: genética, alimentación, edad…Utilizar productos específicos en la rutina facial es fundamental para que luzca luminosa. Utiliza SkinCoach para descubrir cómo es tu tipo de piel y qué productos serán tus aliados para cuidarla.

¿Cómo saber si mi piel es grasa o seca?

La piel produce sebo de manera natural. Sin embargo, no todas las pieles lo hacen igual. Las que producen poco sebo son las pieles secas. Hay diferentes niveles de intensidad, pero lo característico es que tienden a descamarse, son frágiles, se irritan fácilmente y envejecen rápidamente.

Cuando hay un exceso de sebo, la piel es grasa. Se nota en que presenta zonas con mucho brillo, los poros son grandes y dilatados y tienen tendencia a los puntos negros y los granitos.

¿Podemos tratar estos dos tipos de piel con los mismos productos? La respuesta es no: cada tipo de piel necesita de su propia rutina de cuidados para impulsar sus partes fuertes y corregir las débiles.

¿Cómo puedo saber si mi piel está deshidratada?

La piel de la cara puede perder deshidratación y empeorar su aspecto por las agresiones externas, como la contaminación, el frío, el calor o, simplemente, por el paso del tiempo.

Para lucir una piel hidratada es importante cuidar la alimentación y beber agua, pero también utilizar productos adecuados que devuelvan diariamente toda esa hidratación. No importa el momento del año ni la edad: hidratar la piel es un must siempre.

¿Cómo puedo saber si tengo la piel sensible?

La piel sensible es aquella que reacciona rápidamente a los factores externos. Si bien durante la juventud su aspecto es terso y luminoso, con la edad lo normal es desarrollar síntomas de hipersensibilidad y presentar rojeces, manchas o pequeños granitos. Es muy importante escoger productos específicos no solo que no irriten la piel, sino que la calmen y ayuden a mantenerse luminosa.