Vitaminas para el pelo, ¡no te olvides de vitaminarte!

Así se despedía el mítico Super Ratón cuando terminaba cada capítulo, recordando a los niños de la época la importancia de tomar vitaminas. También para nuestro pelo. Y no, no se trata de sumergir la melena en un zumo de naranja cargado de vitamina C, sino de conocer esos compuestos esenciales para la vida que nos ayudarán a que nuestro pelo luzca sano, fuerte y precioso.

Vitaminas para el pelo, ¿en qué nos ayudan?

 

Parafraseando la sabiduría popular: el pelo es el espejo del alma. Lo que quiere decir es que si tenemos un cabello nutrido y cuidado significará que gozamos de buena salud.

Vale, con el pelo es complicado. Que vivimos estresados, el pelo es el primero que sufre las consecuencias; que usamos tratamientos agresivos, puede que estemos dañando la fibra capilar; que viene un cambio de estación, se nos cae el pelo más de lo habitual…

Por eso, las vitaminas para el pelo son tan importantes. Ayudarán a paliar su caída, a estimular su regeneración o a reducir la producción de seborrea. ¿Preparado para conocer todos sus beneficios?

Vitamina A

 

Conocida como retinol, es una de las vitaminas imprescindibles para el pelo. Su importancia radica en que contribuye a la producción de sebo, lo que permite que nuestro cuero cabelludo esté hidratado y el pelo crezca de forma más saludable.

Si te preguntas qué productos consumir para aportar esta vitamina a tu dieta, que sepas que la carne de res, los productos lácteos y las frutas como el melón y el mango, serán tus grandes aliados.

Vitaminas del grupo B

 

Las vitaminas de este grupo estimulan la circulación sanguínea, lo que favorece el transporte de nutrientes y oxígeno y la metabolización de lípidos y proteínas. 

Dentro de este conjunto, hay algunas vitaminas que, para el pelo, resultan muy, pero que muy recomendables. Entre ellas, destaca la vitamina B3, también llamada niacina, que aumenta el flujo sanguíneo favoreciendo el crecimiento del cabello y que podemos encontrar de forma natural en productos como los cereales, la carne y el pescado.

Asimismo, es fundamental hablar de la vitamina B6, conocida como piridoxina, que favorece la metabolización de una sustancia tan necesaria para el pelo como la queratina, responsable de su brillo y suavidad. Este compuesto está presente en alimentos como las legumbres, el hígado y las judías verdes.

Y, por supuesto, imposible no mencionar la B8, esa biotina que conocerá cualquiera al que le hayan recomendado un tratamiento anticaída, pues brinda volumen y fortaleza para nuestro cabello. Si te preguntas cómo incorporarla a tu dieta, no te olvides de las legumbres, los lácteos y la carne cuando hagas la compra.

Vitamina C

 

Todos la conocemos por sus propiedades para aumentar las defensas de nuestro organismo, pero ¿sabías que también estimula la circulación de la sangre y combate el envejecimiento del cabello gracias a que es un poderoso antioxidante? Además, ayuda a generar colágeno y a absorber el hierro de los alimentos.

Seguro que conoces la importancia de los cítricos a la hora de aportar vitamina C, pero, de igual modo, la encontrarás en verduras como el pimiento rojo, las espinacas y el apio.

Vitamina D

 

Otra de las vitaminas fundamentales para el pelo, que contribuye a frenar su caída cuidando los folículos pilosos, esto es, los poros en los que nace el cabello.

Para que no te falte la vitamina D no te olvides de incluir en tus menús pescado azul o leche. ¡Ah! Y de tomar el sol un ratito cada día, por algo le llaman la vitamina del sol.

Vitamina E

 

No diga antioxidante, diga vitamina E. Esta vitamina activa la circulación y ayuda a la oxigenación celular. ¿Resultado? El pelo crece más fuerte y sano. Para beneficiarte de los efectos de este compuesto, hazte con una buena provisión de hortalizas de hoja verde y frutos secos como nueces, almendras y avellanas.


Ahora que ya sabes por qué las vitaminas son tan buenas para el pelo, ¿a qué estás esperando para cambiar para siempre tu salud capilar? Créenos, no solo tu cabello te lo agradecerá.