grupo de cuatro chicas grupo de cuatro chicas

¿Qué puedo hacer si tengo grasa en el cuero cabelludo?

Cuídalo así y olvídate del pelo graso para siempre

El sebo es necesario para evitar la sequedad y proteger el cabello, pero cuando tienes tendencia a tener el cuero cabelludo graso sientes que se ensucia más rápidamente o que no es posible darle volumen a tu melena. ¡No te preocupes! Tiene solución.

Causas de la producción de grasa en el pelo

¿Tienes grasa en el cuero cabelludo y estás harta de esa sensación de ‘pelo sucio’? Es normal: aunque esos aceites naturales de la piel se encargan de proteger de agresiones externas, lo cierto es que cuando hay un exceso de grasa el pelo puede parecer lacio y apelmazado.

Te explicamos qué factores determinan si un cuero cabelludo es graso o no y, sobre todo, cómo tiene que ser tu rutina de cuidados para eliminar el pelo graso para siempre. 

 

¿Por qué se produce el exceso de grasa en el cuero cabelludo?

La piel de todo el cuerpo produce sebo de manera natural a modo de protección. Así que lo primero es recordar que la grasa capilar es buena y necesaria para nuestro cabello, pues lo mantiene suave y flexible, impidiendo que se muestre seco y se rompa con facilidad.

Las responsables de producir la grasa en el cuero cabelludo son las glándulas sebáceas. Si nos encontramos ante un pelo graso, el motivo es que el funcionamiento de esas glándulas no es el correcto y producen más sebo del necesario. Quizá has oído hablar de la palabra seborrea. Ese exceso de grasa forma una capa de sebo alrededor del pelo, afectando directamente a su salud, pues incluso impide que crezca normalmente.

La seborrea es un problema mucho más común de lo que pensamos, afecta tanto a hombres como mujeres de todas las edades y es posible que aparezca en episodios de mayor intensidad. Es importante que se trate adecuadamente, pues una de las consecuencias para la salud puede ser la pérdida de masa capilar. 

Las causas de la grasa en el pelo

Existen diferentes causas que provoquen una mayor cantidad y, por tanto, un cuero cabelludo graso:

  1. Factores genéticos u hormonales: es la más común. En este caso, lo más recomendable es acudir a la consulta de dermatología para tratarlo, pues una de esas razones quizá sea el exceso de testosterona.
  2. Lavado erróneo del cabello. El pelo hay que lavarlo frotando suavemente con la yema de los dedos y, sobre todo, hay que aclararlo muy bien. Si quedan residuos del champú u otros productos que utilicemos, la producción de grasa será mayor. Lo mismo ocurre con la temperatura del agua, si la usas muy caliente se favorece la aparición de grasa.
  3. Los pelos lacios y finos tienden a ser más grasos. ¿El motivo? Las glándulas sebáceas de cada pelo producen una cantidad determinada de grasa para nutrirlo y protegerlo. Si el cabello es fino, no la utiliza toda y el sobrante queda depositado en las raíces.

¿Cómo sé que tengo grasa en el cuero cabelludo?

¿No estás segura de si tienes el pelo graso y no sabes cómo tratar tu problema? Atenta a estas señales, seguro que sales de dudas.

El síntoma más evidente es a nivel estético. Sentimos que nuestro pelo está sucio y apelmazado. Pero, además, la grasa en el cuero cabelludo también va acompañada por picor y enrojecimiento

Igualmente, este problema puede manifestarse con la presencia de caspa, aunque no siempre tiene porqué estar relacionado. 

 

¿Qué puedo hacer si tengo el cuero cabelludo graso?

Tanto si tienes grasa en el cuero cabelludo por factores internos como si es por factores externos, es posible regular este exceso de sebo:

  •  Seguro que has pensado que lavar la cabeza cada día ayuda a controlarlo, pero... ¡no! Como la grasa en el pelo es una protección natural del cabello, cuando lo lavas, la estás retirando, por lo que el cuero cabelludo la volverá a producir en mayor cantidad y más rápidamente. Al principio será difícil resistirse, pero si consigues espaciar los lavados notarás que ganas, como mínimo, un día más con el pelo limpio entre un lavado y otro.
  • Enjuaga bien el pelo y procura hacerlo con agua tibia.
  • No apliques el acondicionador ni la mascarilla en las raíces, solo de medios a puntas.
  • Mantén los peines y demás utensilios siempre limpios.
  • Limita el uso de herramientas de calor y, cuando utilices el secador, hazlo siempre a la distancia adecuada y con aire frío.
  • Es muy recomendable usar un champú especial para el cuero cabelludo graso, ya que los elementos astringentes te ayudarán a regular la producción de grasa, como sucede con el champú purificante de Arcilla y Limón de Original Remedies. Sus ingredientes principales, la arcilla y el limón, aportan muchos beneficios a este tipo de pelo y te ayudarán a controlar la producción de sebo. La arcilla suave ayuda a nutrir y purificar el cuero cabelludo y el cabello mientras aporta sus propiedades absorbentes, y el limón lo dejará renovado y revitalizado con una agradable sensación de frescor.
  • Intenta no tocarte mucho el pelo con las manos, ya que lo ensuciarás antes.
  • Cuida la alimentación y la hidratación: también influye en el exterior. Consume frutas y verduras, bebe agua e intenta evitar las comidas grasas y los fritos.

Aunque tu pelo tienda a ser graso, si sigues todos estos consejos verás que controlar el cuero cabelludo graso es mucho más sencillo de lo que imaginabas. ¡Manos a la obra!

Pásate por nuestras redes sociales y cuéntanos tu experiencia con estos consejos y el champú purificante de Arcilla y Limón de Original Remedies.

¿Sabías que nuestros productos
de cuidado del cabello tienen una
puntuación de impacto
social y medioambiental?