El secreto de la eterna juventud es la limpieza

No exageramos si te decimos que, sin los productos de limpieza facial adecuados, ya puedes usar cremas antiarrugas, mascarillas o sérums, que nunca conseguirás una piel sana y llena de vida, porque los activos no penetran en la piel. Puede dar un poco de pereza, lo sabemos, pero los resultados serán los que te convenzan, no nosotros. ¡Prueba y ya nos contarás!

SIGUE UNA RUTINA DE LIMPIEZA Y NOTARÁS LA DIFERENCIA

Limpieza

¿CUÁL ES EL MEJOR PRODUCTO PARA LIMPIAR LA CARA?

Siempre va a depender de las necesidades de tu piel, pero algo que es común a todas, es retirar el maquillaje con un producto desmaquillante que elimine todas las impurezas, como un agua micelar en aceite por ejemplo.

Para la limpieza diaria, agua micelar clásica y un gel limpiador 3 en 1 que además exfolie es más que suficiente.

Y si tu piel es grasa o con imperfecciones, optaríamos por productos de limpieza facial más específicos como, por ejemplo, usar un exfocepillo tres veces por semana.

¿CUÁNDO ES RECOMENDABLE HACER UNA LIMPIEZA FACIAL?

Todos los días, mañana y noche sin excepción. Así te proponemos usar tus productos de limpieza facial:

 

Por la mañana: Lo ideal es pasarte un algodón con agua micelar para eliminar las células muertas. Si miras el algodón al terminar, entenderás el porqué.

 

Por la noche: Te hayas maquillado o no, utiliza un producto desmaquillante para eliminar restos de polución e impurezas que se acumulan a lo largo del día. Si rematas con un limpiador facial, ¡te coronas!

¿A QUÉ EDAD ES RECOMENDABLE EMPEZAR A HACERSE LIMPIEZAS FACIALES?

Aunque cada piel es un mundo, muchas veces la adolescencia y las consecuencias de las hormonas en nuestro cutis, son las que dan el pistoletazo de salida para empezar una rutina de limpieza. Por lo general, empezar durante la veintena siempre es lo ideal. Y teniendo en cuenta que los productos de limpieza facial que uses a los 20, no serán los mismo que usarás a los 30 o a los 40. Nuestra piel también crece, evoluciona y cambia.

CUIDADO EN CÓMO LO HACES

Por ejemplo, no exfolies en exceso ni te frotes con la toalla, o acabarás por irritarte la piel. Enjuaga bien para eliminar todos los residuos con agua tibia, y por favor, ¡que la toalla esté siempre limpia!

Un truco es tener varias toallas pequeñitas que solamente utilices para la limpieza facial y para nada más. ¡Así evitas bacterias no deseadas!

NIVEL PRO DE LIMPIEZA FACIAL

La doble limpieza. Una rutina que consiste en varios pasos con diferentes productos de limpieza facial consiguiendo unos resultados espectaculares. Las coreanas fueron las pioneras y ahora todos queremos una piel como la suya.

¡Toma nota!

 

1. Empieza con agua micelar.

2. Repite el proceso con un gel limpiador.

3. Sigue con un tónico.

4. Aplica un sérum que ilumine e hidrate en profundidad.

4. Termina con tu hidratante de siempre y ¡hola, piel de porcelana!

ES TENDENCIA