Por qué debes incluir un sérum con vitamina C en tu rutina

Descubre lo que este ingrediente estrella puede hacer en tu piel

La vitamina C es un potente antioxidante que proporciona a la piel luminosidad y elasticidad. Es un ingrediente muy demandado en cosmética ya que participa de manera fundamental en la producción de colágeno, por lo que su utilización reduce las líneas de expresión y las arrugas, además de devolver la flexibilidad. ¿El resultado? Una piel radiante, más uniforme y luminosa. 

 

La vitamina C en la piel

 

La vitamina C (o ácido ascórbico) es una vitamina hidrosoluble necesaria para llevar a cabo muchos procesos en el organismo. El cuerpo no puede producirla por sí mismo, por lo que se obtiene a partir de la dieta. Su presencia es fundamental a cualquier edad. Participa en la producción de los tejidos de la piel, los ligamentos y los vasos sanguíneos y cumple un papel muy importante en la absorción del hierro.

 

Aplicado al tratamiento de la piel, la vitamina C es uno de los ingredientes que cuenta con mayor aval científico como anti envejecimiento. Como antioxidante, hace de escudo ante los radicales libres, por lo que la piel está más sana y su aspecto, por tanto, es más saludable.

Beneficios de la vitamina C en sérum

La radiación solar, la polución y, por supuesto, la edad se reflejan en nuestra piel, que va perdiendo su luz y elasticidad. Es por eso que es especialmente importante incluir en la rutina de cuidados la vitamina C en sérum a partir de los 25 años, cuando la piel empieza a perder su colágeno natural. ¿Por qué en sérum? Este formato está especialmente diseñado para concentrar mayor cantidad de los activos, en este caso, la vitamina C. Penetra mejor en la piel gracias a su textura fluida facilita la aplicación y absorción. Además, potencia el efecto de los tratamientos posteriores.

 

Estos son los beneficios que podemos esperar al aplicar vitamina C en sérum sobre la piel:

  • Numerosos estudios han demostrado la implicación de la vitamina C en la síntesis de colágeno y elastina, por lo que disminuye las líneas de expresión y arrugas.
  • Actúa como antioxidante: repara y regenera las células de la piel.
  • Previene el fotoenvejecimiento.
  • Suaviza las manchas y combate los efectos el sol sobre la piel.
  • Ilumina las pieles apagadas.
  • Tiene un efecto despigmentante que puede unificar el tono de la piel
  • Actúa como línea de defensa frente a los rayos UVA (no obstante, conviene usar fotoprotector si te vas a exponer al sol).

Cómo aplicar el sérum con vitamina C

Para obtener los beneficios de la vitamina C en sérum tendrás que incluir este paso en tu rutina de cuidados. Puedes aplicarlo solo por la mañana, pero para un mejor resultado es conveniente utilizarlo dos veces al día, es decir, también en tu rutina de noche.

 

  1. Limpia tu piel con agua o gel micelar y la ayuda de un algodón.
  2. Aplica el sérum. No hace falta utilizar mucho producto, una pequeña cantidad es suficiente.
  3. Extiendelo por la cara y el cuello con ayuda de las yemas de los dedos.
  4. Espera a que se absorba y completa tu rutina con una crema hidratante con SPF.