Cómo conseguir una piel uniforme Cómo conseguir una piel uniforme

Cómo conseguir una piel uniforme

¿Sabes cómo cuidar tu piel para conseguir una apariencia más sana y equilibrada?

Tener un rostro luminoso y radiante con la piel uniforme no siempre es fácil. Con la edad y las agresiones externas - el sol, la polución - es posible que aparezcan manchas, líneas de expresión y que tu piel parezca más apagada y seca. Te contamos cómo puedes evitar las irregularidades de la piel y conseguir una apariencia más lisa e hidratada.

Lo primero: ¿cómo es una piel uniforme?

Cuando hablamos de una piel uniforme nos referimos a que tenga un aspecto suave y un tono equilibrado. Uno de los factores que más preocupan son las manchas. Se deben a una producción excesiva de melanina que se produce cuando la piel está muy expuesta al sol o la contaminación, con los cambios hormonales o, simplemente, por una cuestión genética. 

También puede ser que tener una piel un tanto rugosa tenga que ver con no realizar una buena higiene facial o no utilizar productos adecuados para tu tipo de piel. 


Vitamina C para una piel uniforme, lisa y luminosa

Es uno de los ingredientes estrella en cosmética y no es para menos. Su eficacia está altamente probada: contribuye a la síntesis de colágeno, repara y regenera las células de la piel, previene el fotoenvejecimiento, suaviza las manchas y es un iluminador muy potente. 

5 consejos para tener una piel uniforme

Tener una piel uniforme depende de muchos factores que no puedes controlar, como la genética, pero hay otros factores que sí están en tu mano. ¡Toma nota!

 

  1. Lleva una dieta equilibrada. Somos lo que comemos y nuestra piel así lo refleja. Una alimentación variada, con gran presencia de frutas y verduras ayuda a que tu piel tenga un mejor aspecto. Evita grasas saturadas, alcohol y azúcares. ¡Lo notarás!
  2. Respeta el descanso. ¿Duermes poco y sobrevives a base de cafés? Es el momento de priorizar tus horas de sueño. Intenta dormir 8 horas: tendrás más energía y tu piel se verá mucho mejor.
  3. Cuida tu piel mañana y noche. Cumplir con tu rutina de higiene facial cada día mejorará visiblemente el aspecto de tu piel. Acostúmbrate a limpiar tu piel con el producto más adecuado para ti (agua micelar, gel…) tanto por la mañana como por la noche. Una vez a la semana, lava la piel de tu cara con un exfoliante suave.
  4. Hidratación a tope. Hidrata tu piel cada mañana con una hidratante adecuada para tu tipo de piel que contenga protector solar, ¡no solo en verano!  Además, no olvides agendar tu #momentomascarilla semanal para un extra de hidratación y beber mucha agua.
  5. Nutre tu piel. ¿Aún no sabes cómo puede ayudarte la vitamina C a tener una piel más uniforme y luminosa? El Sérum Antimanchas de Garnier contiene activos dermatológicos, como un derivado de la Vitamina C, que reducen visiblemente las manchas de la piel y potencian la luminosidad del rostro. ¡Apto para todo tipo de pieles y con eficacia probada!