5 consejos para proteger tu cara del sol 5 consejos para proteger tu cara del sol

5 consejos para proteger tu cara del sol

La piel del rostro es una de las zonas más delicadas del cuerpo. Permanentemente expuesta al sol, requiere especiales cuidados para no sufrir sus estragos. ¿Sabes cómo protegerla?

 

La realidad de la crisis que nos ocupa ha provocado que estemos más tiempo en casa. Por lo tanto, nuestra cara pide a gritos un poco de luz. Pero, aunque el sol es sinónimo de relax y alegría, nunca debemos olvidar los efectos negativos que puede tener la radiación solar.

Los rayos UV alimentan nuestro cuerpo: fortalecen huesos y músculos, potencian la capacidad inmune e incluso mejoran nuestro estado de ánimo. Qué positivo todo, ¿no? Bueno, también hay que tener en cuenta que el sol puede provocar un envejecimiento prematuro de la piel o incluso enfermedades como dermatitis, alergias o fotodermatosis.

 

Si quieres decantar la balanza en favor de los beneficios, solo tienes que seguir estos consejos para proteger tu cara del sol. Toma nota.

 

Usa protección solar

Una recomendación obvia, pero, de igual modo, la más importante. Muchos creen que el protector solar solo debe utilizarse cuando van a la playa o la piscina pero, en realidad, es aconsejable emplearlo siempre que se salga a la calle.

 

Además, se debe usar la protección más alta, sobre todo para las pieles más sensibles, así como no exponer el rostro en las horas centrales del día y renovar su aplicación cada dos o tres horas.

 

Si no sabes qué crema utilizar, prueba Facial Super UV Fluid de Garnier. Con protección FPS 50+, su fórmula contiene ácido hialurónico. Y no solo previene las manchas solares, sino que, asimismo, hidrata la piel del rostro durante 24 horas. ¿Se puede pedir más?

 

Bebe mucha agua

Parece el clásico consejo que nos darían nuestras abuelas (y que, seguramente, nosotros daremos a nuestros nietos), pero beber dos litros de agua al día es uno de los trucos infalibles para proteger la cara del sol.

 

Y es que, hidratándonos por dentro, también estamos cuidando nuestro exterior. ¿Sabías que cuando el sol quema la piel, esta trata de absorber el agua que necesita para sanarse del resto del organismo?

 

Sobre todo, recuerda que no hay que beber agua solo cuando se tiene sed, sino a lo largo de todo el día.

 

Vigila tu alimentación

Incorpora a tu dieta alimentos ricos en betacarotenos como la zanahoria, el tomate, las espinacas o la calabaza. Así como alimentos que incluyen antioxidantes como el pimiento, el brócoli, el té verde y (oh, agradable sorpresa) el chocolate negro. Además, no te olvides de minerales como el selenio y el zinc.

 

Cambia tus hábitos

Por supuesto, abandona el tabaco. No solo perjudica a nuestro corazón y pulmones, sino que acelera el envejecimiento de la piel. Y vigila tus horas de sueño, un buen descanso es esencial para que nuestro rostro ofrezca su mejor aspecto.

 

Por cierto, ¿estás seguro de que te duchas correctamente? No nos referimos a frotar bien detrás de las orejas, sino a saber que es mejor el agua templada a la caliente y las duchas cortas a las más prolongadas.

 

Apuesta por los complementos

Para terminar, un consejo que encantará a todos los fashion victims. Para proteger la cara del sol, resultará ideal usar un buen complemento de moda como unas gafas de sol, un sombrero, un pañuelo o incluso una coqueta sombrilla.

Productos recomendados