Limpieza facial Limpieza facial

Así­ debes hacer la doble limpieza facial

Si quieres mejorar tu rutina de cuidado facial, la doble limpieza es una de las mejores opciones

Si quieres mejorar tu rutina de cuidado facial, la doble limpieza es una de las mejores opciones. Pero, ¿sabes cómo hacerla? ¡Sigue estos pasos!

Somos conscientes de que limpiarse la cara puede dar mucha pereza a veces, pero cuando notes los beneficios de la doble limpieza facial no se te hará tan cuesta arriba. Y es que, ¡a doble limpieza, doble mejora de la piel!

Pero primero, ¿Qué es la doble limpieza facial?

Si ya te lavas la cara dos veces al dí­a, estarás preguntándote por qué deberí­as duplicar pasos en tu rutina, pero cada cosa a su tiempo. Antes, te contaremos el origen de este tipo de rutina facial.

La doble limpieza facial viene de Asia, en concreto de Corea, donde desde hace años causa furor. Allí­, las mujeres llevan años siguiendo rutinas de cuidados que, en ocasiones, llegan a tener 15 pasos.

A modo de resumen, la doble limpieza facial consiste en limpiar el rostro primero con un aceite limpiador o una espuma limpiadora. Así­, se elimina el sebo y se desmaquilla la cara. Después, se recurre a un gel limpiador que permite eliminar las impurezas y las células muertas de la piel.

Este proceso se puede seguir en cualquier tipo de piel aunque son las pieles mixtas y grasas las que más pueden notar sus beneficios. Y es que, la limpieza con aceite retira la grasa y permite regular la aparición de sebo en el rostro.

¿Cuáles son sus beneficios?

Además de equilibrar la producción de sebo en la piel, el double-cleansing ofrece otras muchas ventajas. Lo primero y más evidente es que la piel queda profundamente limpia pero sin deshidratarla. Si te enganchas a esta manera de cuidar tu cara, a largo plazo notarás cómo los puntos negros desaparecen y comienzas a olvidarte de los granitos y las rojeces. ¡Por fin!

Y no solo eso, al masajear el aceite limpiador, reactivarás la circulación sanguí­nea, consiguiendo reducir la hinchazón y una piel más luminosa. ¡Te despedirás de una cara cansada!

¿Qué pasos debo seguir?

Como te hemos contado, lo imprescindible para seguir la rutina de doble limpieza facial es limpiar primer con un limpiador de base grasa como un aceite. Éste disolverá la grasa y eliminará el exceso de sebo. Después, aplí­cate tu limpiador favorito, eligiendo siempre uno que se adapte a las necesidades de tu tipo de piel.

Después, si quieres seguir la rutina extendida que las coreanas suelen hacer, deberás añadir los siguientes pasos:

  • Exfoliante: Exfolia suavemente la piel para conseguir eliminar las células muertas y conseguir un extra de luminosidad. Ojo, hazlo solo 1 ó 2 veces a la semana para no irritar la piel.
  • Tónico: Este paso es uno de los más importantes para las coreanas ya que permite eliminar cualquier residuo de los limpiadores y, además, regular el pH de la piel. Así­ cosneguirás que los pasos siguientes sean más efectivos.
  • Esencia facial: Este producto es un hí­brido entre un tónico y un sérum y sirve para iluminar el rostro y devolverle su juventud. Las coreanas son adictas a este paso, ¿lo has probado ya?
  • Tratamiento: Es el momento de aplicar tu sérum favorito en función de tus objetivos: eliminar manchas, cuidar el acné o difuminar las lí­neas de expresión. Elige el tuyo y aplí­catelo a toquecitos con los dedos.
  • Tissu Mask: Este paso es el más relajante así­ que ¡disfrútalo! Aplí­cate una mascarilla de tela y deja que tu piel absorba el producto durante 15-20 minutos. Aprovecha para desconectar y, una vez te la retires, masajea el producto restante sobre la piel.
  • Contorno de ojos: La piel del contorno de los ojos es la más delicada de la cara por lo que merece especial atención. Aplí­catelo con el dedo anular - es el que menos fuerza tiene - a suaves toques alrededor del ojo. ¡Adiós ojos hinchados!
  • Hidratante: La piel siempre debe estar hidratada para mantenerse saludable por lo que este paso resulta primordial en la rutina de cuidados.
  • Protector solar: La radiación solar es peligrosa para la piel y debes protegerla todos los dí­as. Aunque esté nublado, no te olvides de usar un factor de protección solar alto para evitar cualquier daño.

Sabemos que estos 10 pasos pueden atragantarse al principio, pero te aseguramos que, cuando sientas los beneficios de la doble limpieza facial, no sentirás la pereza de seguir la rutina todos los dí­as. Además, puede convertirse en un ritual de relajación para olvidar los problemas cotidianos.

¿Has probado alguna vez la doble limpieza facial? ¿Cuál es tu paso favorito? ¡Cuéntanoslo en nuestras redes sociales!

Rutina diaria paso a paso

Debemos aplicar esta rutina dos veces al día: por la mañana, para eliminar el exceso de sebo que hemos generado durante la noche. Y antes de acostarnos, para eliminar toda la suciedad que hemos acumulado a lo largo del día.
Además, es por la noche cuando la piel se nutre mejor de todas las vitaminas que las cremas nos aportan, y el momento en el que las células se regeneran.
Antes de ponerte manos a la obra, retírate el pelo de la cara con un turbante o hazte una coleta, para que el pelo no se engrase con las cremas.
1. Comienza tu limpieza de cutis con leche limpiadora o con Agua Micelar, como tú prefieras. Aunque, este último producto está teniendo cada vez más seguidoras, ya que las micelas actúan en profundidad eliminando todo tipo de suciedad e impurezas.
2. El primer paso será eliminar la capa de maquillaje y suciedad que se ha ido acumulando durante todo el día. La leche limpiadora o el agua micelar son los productos más aconsejable para no dañar la piel, ya que quitan la suciedad sin irritarla, especialmente en pieles secas y sensibles.
3. Aplícatelo sobre el rostro y masajea la piel, llegando hasta el último rincón. Después, retíralo con un algodón húmedo arrastrando toda la suciedad de la cara. Como resultado, tendrás una piel suave e hidratada tras esta limpieza de cutis.
4. Pero no acabamos aquí, ¡la máscara de pestañas fuera! Es más recomendable mojar otro algodón para una limpieza más profunda en lugar de utilizar el mismo que en el rostro, ya que la piel en esta zona es mucho más sensible. Es importante retirar bien todas las partículas negras que se quedan en la zona de las ojeras, porque si se acumulan en exceso, pueden contribuir a que esa zona esté permanentemente oscurecida, lo cual apaga la mirada. El Agua Micelar en Aceite es infalible con el maquillaje waterproof, ¡no quedará ni rastro!
5. Lava y seca tu cara correctamente con una toalla empleando pequeños toquecitos, ya que si aprietas en exceso, corres el riesgo de irritar tu piel.
6. Si tienes la piel mixta, grasa o con tendencia acnéica, es recomendable que, para una correcta limpieza de cutis paso a paso, también la limpies con un gel facial. Esto es debido a que algunos geles tienen fórmulas antibacterianas que ayudan a controlar el acné, el exceso de sebo y completan a la perfección tu proceso de limpieza. Prueba el Gel Limpiador Pure Active para pieles grasas con imperfecciones. ¡Notarás el cambio!
7. Aplícatelo con agua tibia y sin frotar con fuerza, dándote pequeños masajes. Por último, pásate la toalla dando golpecitos suaves, nunca arrastrándola, ya que si no puedes trasladar la suciedad de un poro a otro.
8. Tonifica tu piel. Para ello, puedes volver a aplicarte el Agua Micelar. Además de eliminar cualquier impureza que pueda quedar, equilibrará el pH de la piel, dejándola radiante, suave y lista para aplicar la crema hidratante. Una vez se haya absorbido, pasa a hidratar la cara y aportarle todas las vitaminas y nutrientes que necesita.
9. Si usas sérum, es ahora cuando debes de aplicártelo en la piel, evitando siempre el contorno de los ojos y dejando que se absorba para que la piel pueda nutrirse de todos sus beneficios. Mucha gente puede pensar que por haberse aplicado ya un sérum, no se necesita la crema… ¡pero no! Cada uno cumple su función y se complementan muy bien, aportando las vitaminas que durante la noche harán que la piel se recupere del desgaste que ha sufrido todo el día.
10. Si dispones de una crema específica para el contorno de ojos, aplícatela también en este momento.

Toallitas

• Las toallitas son la opción exprés para cuando no puedes hacerte una limpieza de cutis.
• Si sabes que llegarás tarde a casa, o te vas de viaje, ¡mételas en el bolso junto con tu barra de labios!
• Algunas de ellas llevan alcohol y esto hace que la piel se reseque. Por lo que después de retirar el maquillaje, puedes lavarte la cara con agua tibia, y acabar aplicándote tu crema hidratante habitual.

Rutina Intensiva en dos pasos

Además de la limpieza de cara que practicas a diario, cada 10 o 15 días debes realizar una rutina intensiva para eliminar toda la piel muerta que hemos ido acumulando durante la semana, y aportarle los nutrientes que ha ido perdiendo.
1. Exfolia tu piel para eliminar todo tipo de impurezas
Los exfoliantes ayudan a eliminar las células muertas, permitiendo que la epidermis se oxigene y tonifique. Además, apoya la renovación celular y repara la piel. Aplícate el exfoliante en el rostro con agua tibia. Masajéalo sin hacer fuerza y evita la zona de los ojos y la boca. Olvídate de aplicártela si tienes la piel quemada, irritada o si tienes acné pronunciado.
2. ¡Arriba las mascarillas!
Después del exfoliado, es el mejor momento para aplicar una mascarilla, ya que permite una mayor absorción y la piel está lista para recibir los nutrientes que le faltan.
Antes de ponerte la mascarilla, es recomendable pasarse un algodoncito con tónico para regenerar la humedad que tu rostro necesita.
Hay muchos ingredientes que encontrarás en tu casa para hacerte una mascarilla, y que son muy beneficiosos para la piel, ya que le aportan de forma natural, todas las vitaminas que precisa. ¡Toma nota!
1. Pepino: es excelente para llenar la piel de vitalidad, hidratarla y repararla. El pepino es experto en rejuvenecer la piel y disminuir las arrugas.
2. Yogur: gracias a sus propiedades antibacterianas es el rey contra el acné, ya que actúa directamente con sus propiedades antibacterianas. Además, le da un aspecto joven y fresco a la piel.
3. Limón: contiene vitamina C, que es el antioxidante encargado de reducir las arrugas y estimular la producción de colágeno.
4. Miel: es uno de los productos naturales más utilizados para embellecer la piel. Sus minerales y vitaminas aportan mucha hidratación a la piel, y los antioxidantes evitan las arrugas prematuras.
5. Almendras: es uno de los ingredientes más utilizados en los tratamientos de belleza. Gracias a la vitamina E, el antioxidante que previene el envejecimiento tanto de las células como de los tejidos.

Productos recomendados