chica jabonándose el pelo con guantes chica jabonándose el pelo con guantes

Rutina para tener un pelo bonito, denso y con más cuerpo

Tener un pelo denso y fuerte es el sueño de muchas de nosotras

Todas deseamos lucir una melena como esas que poseen algunas celebrities en los photocall o en los pases de prensa. Por eso, buscamos constantemente nuevas    soluciones y remedios para conseguir un pelo deslumbrante , pero muchas de esas soluciones prometen mucho y hacen poco. Si te identificas con esto, deberí­as seguir leyendo este post porque te explicamos la rutina definitiva para conseguir un pelo bonito, denso y abundante.

¿Qué puede hacer una mascarilla por tu cabello?

Las aportaciones de la mascarilla a tu melena son diversas y también muy importantes para tu bienestar capilar. ¡Podemos nombrar las siguientes ventajas!

  • Hidrata profundamente.
  • Aporta suavidad, desenreda y facilita el manejo.
  • Brinda elasticidad a la hebra de pelo.
  • Restaura la cutícula del cabello.
  • Controla y define los rizos.
  • Estimula el crecimiento del pelo.

¿Cómo aplicar la mascarilla en el pelo?

Para ayudarte a no cometer errores al tratar tu cabello con una mascarilla, te contamos cómo aplicarla de forma correcta. ¡Presta atención a los siguientes pasos!

  • El primer paso es analizar cuáles son las necesidades de tu cabello para escoger la mascarilla adecuada. Para ello, te recomendamos las mascarillas de la línea Fructis. Con esta gama, podrás encontrar un producto diseñado para cada necesidad. Sus ingredientes naturales ¡hidratan, reparan, definen y protegen tu melena desde la raíz a las puntas! Además, sus fórmulas son ligeras y por tanto no engrasan el cabello. Todo ello con una fragancia súper agradable que te acompañará durante todo el día.
  • Para aplicar la mascarilla en el pelo, previamente debes lavarlo con champú y luego aplicar el acondicionador. A continuación, elimina el exceso de humedad con una toalla y aplica la mascarilla. Trata de no extenderla desde las raíces y solo aplícala desde la parte media del pelo hasta las puntas. En el caso de que el cabello sea corto, solo emplea en las puntas.
  • En el momento de aplicarla, hazlo cogiendo mechón por mechón e intenta que empape cada pelo, para esto último puedes ayudarte con un peine de púas.
  • Su tiempo de aplicación dependerá de cuánto quieras hidratar tu melena. La duración puede oscilar de 5 a 20 minutos, o de acuerdo a cómo lo indique el fabricante. Pero recuerda que nunca debes dejar la mascarilla toda la noche, pues solo conseguirás un cabello sucio, graso y apelmazado, ¡todo lo contrario al efecto buscado!
  • Si quieres potenciar su efecto, puedes aplicarte un poco de calor, para ello puedes utilizar el secador, usar un gorro de ducha o una toalla empapada con agua caliente.
  • Para terminar, retira todos los restos del producto lavando el pelo con abundante agua (preferiblemente que la temperatura sea templada) y finaliza con agua fría por unos 30 segundos. Esto último permitirá cerrar la cutícula del pelo, estimular los capilares y favorecer la microcirculación sanguínea del cuero cabelludo.

Ahora que ya tienes clara la teoría, ¡solo te falta poner en marcha la práctica para empezar a disfrutar de una melena cuidada, deslumbrante y sedosa!